martes, 17 de junio de 2014

Pemex se enfoca en aguas profundas

Luis Carriles / El Economista

En la Ronda Cero, Pemex busca que le sean asignados los campos de aguas profundas de los que espera que en el 2020 pueda obtener una producción de hasta 500 millones de barriles de petróleo crudo equivalente.

Hasta ahora, los pozos exitosos están en la zona llamada Cinturón Plegado Perdido en el Golfo de México; el último que se tuvo en la zona fue el Exploratus 1 con un tirante de agua de 2,500 metros más otros 3,600 metros de la boca del pozo hacia el subsuelo.

Se tiene ya un avance fuerte en el Pozo Trion, donde ya se tiene un pozo delimitador, Trión-1 DL, del que se está terminando la volumetría, pero se calcula que toda la zona de Perdido está por arriba de los 200 millones de barriles de petróleo crudo equivalente.

De acuerdo con Pemex, hacia el 2020 se pueden obtener unos 13 millones de barriles anuales en las aguas profundas a nivel global; pero no es lo único, habrá otras fuentes de energía con las que se debe de competir y se tienen contempladas: nuevos accesos petroleros a nivel mundial servirán para producir otros 8 millones de aceite, más 6 millones de gas natural licuado, otros 6 millones de campos en el Ártico, pero poco más de 10 millones de shale oil y shale gas y finalmente proyectos de recuperación mejorada de donde vendrán otros 3.6 millones de barriles.

Se espera un crecimiento sostenido de 3.35%, pero estos incrementos provienen en su mayoría de aguas profundas y shale gas, que son dos áreas donde Pemex también quiere participar, porque es la tendencia mundial y hay que explorar y explotar las áreas de aguas profundas pese a que son yacimientos de tecnología más compleja.

No hay comentarios:

Publicar un comentario