jueves, 1 de agosto de 2013

Deuda estatal, la dimensión desconocida

Tania Rosas / El Economista

El senador Mario Delgado (PRD) acusó a la Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV) de tener una base desordenada de los créditos contratados por estados y municipios con la banca, al grado de registrar que la deuda subnacional es por 923,690 millones 269,786 pesos, es decir, más del doble de la cifra oficial de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP), que al primer trimestre del año reportó un monto por 436,242 millones.

En conferencia de prensa, el legislador advirtió que si se toma en cuenta esta información oficial, los pasivos locales serían de 6.4% del Producto Interno Bruto (PIB) estatal y no de 3%, como lo pregona la dependencia federal, por lo que puso en duda la base de datos de la CNBV.

“Si se comprobara que ése es el monto de endeudamiento (923,690 millones de pesos) y lo comparamos con las participaciones que se tienen, (la cifra) rebasa en 186% el monto de dicha partida (cuando la SHCP reporta 81.5%), lo cual implicaría una clara situación de insolvencia para muchos estados y municipios”, precisó el exsecretario de Finanzas del Distrito Federal.

Explicó que la CNBV le proporcionó los datos a través de la solicitud de información con el número de folio 061000001213.

La institución contestó con 65,000 registros de créditos contraídos por gobiernos locales, pero -indicó- la base es tan desordenada que presenta créditos absurdos. Ejemplificó que el gobierno de Coahuila tiene solicitado un financiamiento por 8 pesos.

“Vemos irregularidades en los registros que se tienen, por ejemplo, hay 145 préstamos menores a 10,000 pesos. Hay un crédito por 8 pesos para Coahuila, la Junta de Agua de Chihuahua tiene un préstamo por 45 pesos y el gobierno de Tabasco uno por 198 pesos”, evidenció.

En contraste, continuó, hay 257 créditos mayores a 1,000 millones de pesos, destaca uno de la ciudad de México por casi 7,000 millones y uno del Estado de México por casi 5,500 millones de pesos.

Además, hay varios datos repetidos. Un mismo préstamo otorgado a Puerto Vallarta se encuentra nueve veces inscrito en la base de la Comisión, cinco veces uno de Tamaulipas y tres veces uno de Coahuila, por citar algunos.

“Nos preocupa que, de manera oficial, la CNBV presente esta información. Encontramos una base de datos muy desordenada, preocupante porque, pues, siempre han existido dudas de cuánto realmente es el monto de endeudamiento de estados y municipios”, afirmó.

EL PAPEL DE LA BANCA

La CNBV determinó que hay 463,000 millones de pesos que corresponden a préstamos otorgados por la banca comercial y 460,000 millones a cargo de la banca de desarrollo, esto luego de que la SHCP oficializó 266,000 millones de deuda contratada con la primera y 82,000 millones con la segunda, detalló el Senador, quien dijo que de los 2,454 municipios que hay en el país, sólo 95 tienen acceso a crédito con la banca comercial, mientras que la banca de desarrollo otorgó préstamos a 634 ayuntamientos.

En cuanto a las tasas de interés, hay un crédito contratado por el gobierno de Colima que tiene una tasa de 18.9%, mientras que la tasa más baja es un préstamo contratado por Aguascalientes, con 5.1%, lo que denota una diferencia en el trato de la banca hacia los gobiernos.

El legislador perredista destacó que la base de datos ha sido responsablemente revisada con expertos desde hace dos meses y agregó que se revisaron los créditos vigentes desde el 2008 a enero del 2013.

Mario Delgado recibió la información el 10 de abril de este año, luego de que la CNBV negó otorgarle los datos a la Comisión Permanente, en enero. La institución se respaldó en el secreto bancario.

PIDEN ACLARACIONES

Consultado por este diario, Raymundo Tenorio, director de la Licenciatura en Economía y Finanzas del Instituto Tecnológico de Estudios Superiores de Monterrey, comentó que el monto aportado por la CNBV al Senador no le parece del todo descabellado, debido a la opacidad que gira en torno de los pasivos subnacionales de corto plazo.

No obstante, refiere que es imprescindible una aclaratoria tanto de la Comisión como de la SHCP, en la cual cada una explique qué tipo de endeudamiento consideran en sus registros y el rigor en su contabilidad.

El académico explica que, en principio, la SHCP registra la deuda respaldada con transferencias federales, mientras la CNBV podría estar incluyendo compromisos no respaldados con dinero federal de corto y largo plazo, es decir, con ingresos propios producto de tributaciones o aprovechamientos, lo cual necesita una aclaración técnica.

“Sí es cierto, tiene razón Mario Delgado en que esto es un relajo. Así como HSBC y otros bancos demostraron que no le reportan a la CNBV las transferencias y operaciones lícitas o ilícitas que hacen, desafortunadamente, ésta no tiene atribuciones totales como para obligar a los bancos a registrar todo (…). No es una Auditoría Superior de la Federación, por ejemplo”, refiere el entrevistado sobre las potestades y capacidades de la institución para llevar la contabilidad de los pasivos que son contratados.

No hay comentarios:

Publicar un comentario