jueves, 1 de agosto de 2013

Grupos financieros podrán invertir entre ellos sin fusión

Edgar Huérfano / El Economista

Los grupos financieros podrán realizar inversiones entre ellos, a través de sus distintos negocios financieros, donde un banco podrá tener participación en una aseguradora de otro grupo financiero, sin la obligación de tener que fusionarlo o comprarlo, esto, de acuerdo con las modificaciones que trae la reforma financiera.

Actualmente, sólo se contempla la posibilidad de que la sociedad controladora invierta de manera directa y por lo menos con 51% del capital de entidades financieras y empresas de servicios complementarios o auxiliares, los cuales serán integrantes del respectivo Grupo Financiero.

Así, de acuerdo con los cambios propuestos en la Ley para Regular las Agrupaciones Financieras, se modifica todo el Título Quinto de la Ley y se establece en el artículo 87: “La Sociedad Controladora podrá adquirir acciones representativas del capital de una institución de banca múltiple conforme al presente capítulo, siempre y cuando la última cuente con solidez y solvencia financiera y no se encuentre sujeta a medidas correctivas mínimas ni especiales adicionales, en términos de la Ley de Instituciones de Crédito”.

Con esto, un grupo financiero podrá adquirir parte de un banco que no sea participante del corporativo, sin tener que adquirirlo, como sí sucedió en el caso de la fusión de Banco Ixe por parte del Grupo Financiero Banorte.

Para algunos especialistas del sector, si bien estas modificaciones son positivas para el sector financiero, ya que dinamizará las alianzas estratégicas y la oferta de productos, se debe de cuidar que no se generen colusiones entre los grupos financieros, así como actividades monopólicas que afecten a los clientes de la banca.

“Las autoridades deberán vigilar que no se creen monopolios en el mercado bancario, el cual ya de por sí se encuentra concentrado, lo que sería más que una acción benéfica, una afectación para los clientes de todo el sistema financiero”, dijo Héctor Moreno, investigador de la EGAP del ITESM.

Asimismo, las modificaciones a la normatividad establecen que las entidades financieras integrantes de un grupo financiero ofrezcan productos y servicios de otras empresas financieras que sean afines.

En este caso, algunos bancos como Santander ya realizan las operaciones de carrier o intermediario de ventas de seguros con diferentes empresas, dado que el grupo decidió en el 2012 deshacerse de toda su unidad de seguros en América Latina.

Para la Asociación de Bancos de México, este tipo de reformas al sector permitirá que se aumente la competencia entre los distintos bancos, además de que permitirá que entidades que requieren financieras que no son parte de ningún grupo financiero puedan tener acceso a un segmento más amplio del mercado.

No hay comentarios:

Publicar un comentario